Trabajar con depresión 

El trabajo es una etapa primordial de la vida. Ni que decir tiene que para la inmensa mayoría de personas es fundamental. Ya si el trabajo de por sí no suele ser fácil, imaginaos si aparece por medio la depresión.

Pero no sólo las personas trabajadoras sienten sus daños, también las empresas sienten sus efectos. La relación entre depresión y productividad causa pérdidas a todo el sistema socioeconómico.

La depresión es una dolencia que puede desarrollarse por una combinación de factores, entre ellos, genéticos, emocionales, problemas ambientales, estacionales e incluso situacionales. Cuando esta enfermedad se manifiesta, aparecen una serie de señales en el trabajo.

Photo by Yury Kim on Pexels.com

Surgen problemas graves de concentración. No se consigue estar mentalmente en el lugar de trabajo, se está confundido o desanimado. La motivación cae en picado, aparecen pocas ganas de ir a trabajar, con lo cual se buscan excusas o se asemeja enfermo para tener días libres. La fatiga, cansancio y falta de energía hace mella, lo que lleva a no poder realizar las tareas . Además se evitan los contactos personales y profesionales.

Muchas personas piensan que trabajar con la depresión como compañera es una odisea. Pero en caso de que esta dolencia aparezca, debemos consultar con el especialista. Además el autocuidado, ejercicio físico y cambios diarios en nuestra rutina nos pueden ayudar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.