Día Internacional de la Educación

La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), proclamó el 24 de enero Día Internacional de La Educación, teniendo en cuenta el papel que la educación desempeña para la paz y el desarrollo.

El objetivo de este 2022 es «Cambiar el rumbo, transformar la educación». Transformar el día de mañana requiere reequilibrar de forma urgente la manera en que nos relacionamos entre nosotros, con el medio ambiente y con la tecnología que domina nuestras vidas, que nos trae muchas oportunidades pero que también plantea graves problemas de equidad, inclusión y participación democrática. 

Por otra parte, a causa de la falta de igualdad de oportunidades de aprendizaje, los países no conseguirán romper el ciclo de pobreza ni alcanzar la igualdad de género, dejando rezagados a millones de adultos, jóvenes, y niños y niñas.

Actualmente, más de 250 millones de niños y niñas no están escolarizados, 600 millones no dominan el cálculo ni saben leer.

El derecho a la educación de estas personas se ve afectado y eso es inaceptable, más teniendo en cuenta que la educación es un derecho humano, un bien público y una responsabilidad colectiva.

El Comité en Primera Persona quiere aprovechar el Día Internacional de La Educación para reclamar el necesario cuidado de la salud emocional en la infancia y la adolescencia. Algo fundamental para el desarrollo de la persona en su presente y futuro, pero que de momento no ha encontrado mucho espacio en los planes de estudio.

Actualmente se presta más atención a los hábitos saludables como la correcta alimentación y el ejercicio físico, y éste es un avance importantísimo. Pero la prevención y el tratamiento del malestar psíquico pasan a un segundo plano. ¿Por qué? Existe cierta incomodidad a la hora de hablar del malestar de la mente. Pocas veces se pone el foco en el dolor psíquico que padecen muchísimos niños, niñas y adolescentes. Y cuando se hace es para segregar diagnosticar y estigmatizar, sin cuestionar más allá de los síntomas.

El sistema educativo se centra en que los menores tengan éxito en una amplia gama de materias, como las Ciencias, las Matemáticas, la Tecnología… Sin conceder igual importancia a la educación en otras, como el Arte o la Filosofía y sin valorar objetivos como la realización personal y el bienestar. 

Es realmente necesaria la existencia de una asignatura de educación emocional o salud mental. El desarrollo emocional de la niñez y adolescencia son claves para el día de mañana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.